miércoles, 27 de febrero de 2013

Texto de Ogsmande Lescayllers ( Escritor y Analista político)

YOANI SÁNCHEZ O LA CONSTRUCCIÓN DE UN MITO.
Por Ogsmande Lescayllers.
La bloguera cubana Yoani Sánchez es paseada por el mundo, por obra y gracia de la derecha mediática como heroína política, como un símbolo de la libertad, la democracia, los derechos humanos y la resistencia en el archipiélago cubano, cuando la realidad es que en Cuba, la tierra donde fue alfabetizada gracias a la Revolución, a penas la conocen. Allí es una desconocida no porque, como piensan algunos, los disidentes son silenciados; no, no se conoce, porque para la inmensa mayoría de los ciudadanos del país lo que piensa, escribe y dice Yoani Sánchez, a nadie o a casi nadie le interesa. En estas cosas, creando o no, los cubanos se respetan y se hacen respetar.
Si algo tienen los cubanos que residen en el archipiélago, es que conocen y están convencidos de la cruda realidad en la que viven y, sabedores de ella, no se dejan confundir con manipulaciones externas ni por “cuentos chinos”.
Yoani Sánchez, que dice defender los intereses del pueblo, al que vive de espaldas, oculta y temerosa de que este descubra sus mentiras. De ahí que se sienta perseguida, vigilada, y permanentemente cuestionada por esos mismos ciudadanos a los que dice defender. ¿Se entiende éstos? Naturalmente que no. Su modo operandi es bastante complicado, tan es así, que ni ella misma se lo explica: vive de espaldas a la realidad en país del que permanentemente escribe para el exterior.
Cómo es  que alguien apegado al Partido Popular Europeo y al Español, así como a las Transnacionales de la Información como es el Grupo Prisa y el diario el País, de España, donde cada noticia es un disparate, y la información una bandejita compuesta por un cóctel pre elaborado, acto para estómagos adictos a los brebajes. Puede decir que defiende los intereses de una nación a la que estos mismos medios golpean cínica y despiadadamente. Con estos antecedentes ya podemos hacernos la idea de qué tipo de gustos son los de ese personaje y qué razones políticas pueden moverla.
Si Yoani Sánchez viviera en los Estados Unidos, en España, o en cualquier otro país de la Unión Europea, seguramente no tendría derecho a nada y si lo tuviera, no sería como periodista, porque conozco a miles que andan por aquí que son excelentes y ni siquiera les dejan colgar una noticia en un blog; pero supongamos que sí, que pudiera, entonces militaría en las filas del Partido Popular Español, el mismo que implantó la Posesión Común contra Cuba, orquestada por el expresidente José María Aznar, partido que privatiza la sanidad y la educación sin importarles nada, que tiene 6 millones de ciudadanos sin trabajo, que ha creado una reforma laborar que asfixia a los trabajadores, el partido de los desahucios de más de 400000 familias que ahora viven en la calle, el de la guerra de Irak y un sin número de casos de corrupción, donde ningún miembro  de esa formación dice saber nada y donde cada vez, por obra y gracia de sus políticas de ajustes, los pobres son más pobres y los ricos más ricos, lo que trae como consecuencia que día a día el abismo social entre los españoles sea más profundo.
Si la bloguera Yoani Sánchez, quien se ha arrogado el derecho de hablar en nombre de quienes ni siquiera la conocen, si viviera en los Estados Unidos, a cuyo país sirve como agente mercenaria, financiada por su servicios de inteligencia, no pasaría de ser una latina más, entre tantos de esos que los americanos discriminas y ni siquiera miran, pero suponiendo que pudiera, militaría en las filas de los Republicanos, Partido de los que amenazan con invadir a Cuba, de los que financian invasiones mercenarias, y año tras año hacen más sangrante, por medio del bloqueo, la situación del pueblo cubano. ¿Puede alguien así ser considerado un abanderado de la libertad? ¿Puede alguien así, presentarse ante el mundo como a una heroína? ¿Las libertades y los derechos de quién defiende esta señora?
Ciertamente, Yoani representa en Cuba a otros que, como ella, se auto marginan, pero no digamos que son rebeldes sin causa, causa tienen, pero esta no es de índole política, sino económica y de ego, pues, con los dólares que les dan por mentir y difamar, viven al margen del ciudadano común; no trabajan, pero tienen dinero, es decir, son lumpen, delincuentes, viven y actúan al margen de la ley y cuando se les intenta aplicar la ley, se sienten agredidos.
Si Yoani Sánchez viviera en cualquier otro país del mundo bajo cualquier otro sistema político, solamente por los 300000 dólares, que se calcula ha ganado en concursos, premios de oscuros orígenes y en pagos a las chorradas que escribe como corresponsal del diario el País, de España, entre otros, al no cotizar ni declarar a hacienda el dinero percibido, ya hubiera sido metida a la cárcel por violar el fisco. En España quizás no, pero los americanos saben muchos de esto.
A la vista tenemos el caso de Julián Assange creador de WikiLeaks, que sólo por el simple hecho de publicar unos documentos que ponen en tela de juicio al Gobierno de los Estados Unidos, a la CIA, la OTAN y a otros varios países más, los poderosos del mundo se han echados como buitres sobre él, sin embargo, la bloguera cubana puede hacer y deshacer sin que nadie la toque, porque de hacerlo, se está contraviniendo las libertades, la democracia, el derecho a la información y los derechos humanos, más hipócrita no se puede ser.
¿Qué puede decir Yoani Sánchez sobre Cuba que el mundo no sepa? Lo cierto es que puede ocultar muchas verdades que la Prensa Internacional y los enemigos del pueblo cubano ocultan al mundo, pero para eso no hace falta hacer el papel de heroína, ni ser llevada y traída de un lado para otro como símbolo de nada  y, además, ser financiada sabrá Dios por qué mafia o institución mal habida, su verdadero papel, si es que alguno tuviera, es  el de villana, que es, en realidad, el que más se ajusta y encuadra con su condición de sirvienta.