jueves, 7 de febrero de 2013

CARROMERO, EL SILENCIO CÓMPLICE. Texto de Ogsmande Lescayllers

CARROMERO, EL SILENCIO ES CÓMPLICE.

Por Ogsmande Lescayllers.
Esctior y Jurnalista.

¿Qué dirá Ángel Carromero si tuviera algo que decir? Llegó a España en silencio y en silencio sigue. Entró a la cárcel en silencio y salió en silencio. ¿Habrá enmudecido Ángel Carromero? En realidad falta no le ha hecho, sus valedora, la Secretaria del PP Madrileño doña Esperanza Aguirre ha hablado por él. En verdad, Carromero no quiere decir lo que Esperanza Aguirre quiere que diga y que seguramente él no sabe. Los Paya también quieren que el muchacho diga lo que ellos piensan, y para decirlo, él tendría que pensárselo mucho, por que lo que ha dicho, dicho está y él lo dejó bien claro ante el mundo cuando declaró frente a las cámaras de la televisión cubana y para la prensa internacional acerca de lo que ocurrió en aquel fatídico accidente ocurrido en la carretera de Las Tunas a Bayamo, en aquella endemoniada vía llena de baches, donde no se puede ir a más de 60 kilómetros por hora a plena luz del día.

Ángel Carromero es un hombre joven, pero no un inocente. Él sabe mucho sobre velocidad al volante y de cómo perder puntos y conducir un coche a su manera. La fatalidad lo tocó y seguramente está dolido, como buen cristiano que es, por los derroteros hacia los que ha encaminado su vida. Cuando habló a la presna ante las cámaras, se le veía normal. Dijo estar bien.

Según el Cónsul General de España en Cuba, el juicio sobre el caso Carromero celebrado en la Ciudad de Bayamo, fue ejemplar, la prensa opinó lo mismo, sólo la opinión pública se lamentaba, pues, un accidente como ese, donde perdieron la vida dos personas ocasionado por un conductor irresponsable, que no podía hacerlo en su país, por haber perdido todos los puntos, sin carne de conducir y que sólo lo condenaran a 4 años de cárcel parecía algo insólito. Los familiares de los muertos en el accidente quiere que se juzgue al gobierno de la isla en lugar del conductor del vehículo accidentado, cosas de política. El canciller de España, dijo agradecer al canciller cubano la extradición de Carromero a la Península donde ya es hombre libre, listo para hacer y deshacer.

Que sepan los que quieren demandar al gobierno de Cuba por medio de Carromero, que si este no tiene pruebas de lo que dice, muy bien pudiera ser demandado por el Estado Cubano por difamación, entonces la torta se viraría al revés. Naturalmente, Ángel Carromero debería y puede hablar, pero inevitablemente el gobierno de Cuba le va a responder con las pruebas en la mano, de eso no cabe duda.

El que calla otorga, dice un viejo refrán. El silencio de Ángel Carromero, por un lado hace creíble lo que señalaban las autoridades cubanas y, por otra parte, lo que comentan otros sobre lo que ha dicho él, que por lo que hemos escuchado no ha dicho nada. El silencio lo hace cómplice, nos deja en la duda. Mañana será tarde. Los tiempos han prescritos.